Consecuencias negativas del exceso de regalos de navidad

Los regalos de navidad a los niños

Regalar juguetes o otros objetos a los niños no tiene nada de malo, pero regalar demasiados tiene efectos negativos en los pequeños. Si nos paramos a pensar y sobretodo ahora en período navideño, muchos padres tienden a regalar todos los caprichos a sus hijos y les regalan todo lo que piden, esto produce un efecto anestesiante que hacen que estos niños materialicen todo en general, dejando de lado valores como el esfuerzo, sacrificio y la generosidad.

Poner Límites es bueno

Es fundamental que los padres establezcan unos límites en la cantidad de regalos y tengan en consideración lo que es necesario y lo que por el contrario no necesitan, hablamos de una coherencia al regalar ciertas cantidades de muñecos, juegos, y otros tipos de caprichos.

regalos

No compenses tus errores como padre o madre con juguetes!

Los padres españoles regalan 8 regalos de media en Navidad a sus pequeños, motivados por todo lo que demandan sus hijos, el efecto publicitario que este genera en los pequeños y en los padres para que compren ese determinado producto, y finalmente, el deseo de compensar a los niños por el poco tiempo que pasan con ellos, ya que trabajan y no pueden estar por los menores y como tal, tienen el afán de tapar ese malestar que les supone pasar fuera de casa, sin sus hijos.

Las consecuencias negativas en la personalidad: fomentamos un consumismo infantil.

A nivel psicológico, esto produce un efecto negativo en los más pequeños, ya que, al consentirles sus deseos, se crea un perfil inmaduro e exigente a la hora de pedir cada vez más y más cosas, por lo tanto perjudica en su maduración personal, creando niños consentidos, avariciosos, mimados y caprichosos. Además, crea personalidades un tanto frágiles, dejando al esfuerzo anulado, puesto que no tienen percepción de cuanto cuesta y del valor que tiene ese objeto, y consecuentemente, de la lucha y el trabajo que supone a los padres regalar todo lo que piden.

Aprender que no se puede tener todo es importante

Estos niños crecen con una fuerte intolerancia a la frustración, que probablemente cuando vayan pasando los años y vayan creciendo, les repercutirá en sus actuaciones. Además, estos niños no valoran a sus amigos por como son, sino por cuantos juguetes tienen, estableciéndose una competición, de decir “a ver quién tiene más”, cosa que se destruyen los sentimientos y la personalidad del niño o compañero que tiene a su lado, por el materialismo que lo ciega de todo lo demás, fijándose simplemente en lo que le falta a él.

Nuestras responsabilidades como padres

Es responsabilidad de los padres enseñar a sus hijos a aceptar y valorar lo que disponen a su alcance, educando en valores como el amor o respeto, y, por lo tanto, muchos padres se equivocan en actuar premiando con un regalo a un niño cuando éste, ha realizado una tarea correctamente. Existen medios más adecuados de premiar el buen comportamiento.

Los juguetes no dan felicidad, crean a niños materialistas

No tenemos que olvidar, que los juguetes no dan felicidad, sino que crean a niños materialistas, por eso es adecuado regalar con moderación y prudencia, si queremos evitar ciertos comportamientos futuros originados en la etapa infantil.

En Clínica Gouet de Psicología, tenemos psicólogas en Barcelona que pueden ofrecerte pautas de crianza si estas dispuesto a mejorar y cambiar. Queremos informarte para que comprendas cuales son las mejores estrategias para ayudarte en la crianza de tus hijos; puedes consultar más artículos en el siguiente link:

Para leer más artículos clica aquí.

 

 

Tel. 93 288 75 32
contacto@clinicagouet.com
C/Melcior de Palau 129, bajo
08014, Barcelona, España