Trastorno de Ansiedad Social

El Trastorno de Ansiedad Social (Fobia Social), se caracteriza por miedo o ansiedad intensa antes, durante y después de la exposición a situaciones sociales. Las personas experimentan temor, inquietud e inseguridad intensas. Este trastorno, va más allá de la timidez, y es importante no confundirlo.

El Trastorno de Ansiedad Social (Fobia Social) se encuentra dentro de la categoría de trastornos de ansiedad. Sabemos que en muchos casos, la ansiedad es una respuesta adaptativa, ya que nos ayuda a protegernos a la vez nos impulsa a realizar el esfuerzo para adaptarnos a nuestro entorno. Pero en ocasiones, cuando la ansiedad se apodera de nuestro presente, puede dar lugar a diversas patologías, las cuales se engloban en esta categoría de trastornos de ansiedad.

Definición del Trastorno de Ansiedad Social

Des del Manual Diagnostico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM-V), se define el trastorno de ansiedad social como:

  1. Miedo o ansiedad intensa en mínimo una situación social, en la que la persona esta expuesta a:
    • un posible examen por parte de otras personas (reunión con personas extrañas, iniciar o mantener conversación, etc.)
    • ser observado/a (mientras se come o se bebe, etc.)
    • actuar delante de otras personas ( dar una conferencia, etc.)
  2. La persona experimenta miedo de mostrar síntomas de ansiedad que sean valorados negativamente por el resto o de actuar de manera extraña (miedo a que l@ avergüencen, humillen y/o que l@ rechacen o otras personas se ofendan por su comportamiento).
  3. Las situaciones sociales casi siempre provocan miedo o ansiedad.
  4. Estas situaciones sociales se gestionan: o evitándolas o resistiendo a ellas con miedo o ansiedad intensa.
  5. La ansiedad o el miedo que la persona experimenta es desproporcionado a la amenaza real que existe en estas situaciones sociales.
  6. Estas emociones de miedo o ansiedad y las conductas de evitación, son persistentes y continuas en el tiempo ( como mínimo se dan durante 6 meses).

Además, se establece un especificador:

  • Especificar si esta fobia social se limita a situaciones en las que hay que hablar o actuar en público. En este caso, hablamos de fobia social de solo actuación.

¿Cómo se vive con Trastorno de Ansiedad Social?

Para comprender bien las características de este trastorno, hablaremos de 3 ejes de síntomas:

  • Eje 1: Síntomas Fisiológicos

La persona durante la exposición a situaciones sociales temidas, experimenta cambios y sensaciones somáticas como rubor, boca seca, tensión corporal, sudores, temblores, alteraciones del sistema digestivo, tasa cardíaca elevada, etc. Estas experiencias somáticas resultan desagradables y embarazosas para la persona, ya que siente miedo de que estos síntomas fisiológicos puedan ser percibidos por el resto y por tanto, que perciban que un@ mism@ esta ansios@.

  • Eje 2: Síntomas Conductuales 

Las conductas características aparecen en 3 momentos distintos:

    • Antes de la situación social temida: la persona experimenta una elevada ansiedad anticipatoria que la llevará a realizar un seguido de conductas de seguridad como repasar muchas veces el discurso que quiere emitir, abrigarse para que no se traspase el sudor en las axilas, maquillarse para disimular el rubor, etc.
    • Durante la situación social temida: esta exposición genera en la persona un estado de miedo y ansiedad muy elevada, el cual impide que la persona se adapte adecuadamente a la situación y a las demandas que en esta vayan surgiendo. De tal manera, que su conducta es inadaptada y se puede manifestar de las siguientes maneras: hablar muy rápido o con la voz entrecortada, volumen de voz inadecuado, comportamientos extraños o poco pertinentes a la situación, inhibición, etc.
    • Después de la situación social temida: seria esperable que la ansiedad empezara a desaparecer, pero no suele ser así. La persona se siente insegura de su actuación y realiza conductas de reaseguración o comprobación como pueden ser buscar en redes sociales si alguien ha hecho algún comentario de su ejecución, preguntar a familiares y amig@s si creen que su ejecución ha estado bien, etc.
  • Eje 3: Síntomas Cognitivos

Estos suponen un elemento clave, ya que desencadenan y modulan la ansiedad que la persona experimenta. Para comprender la magnitud que los pensamientos tienen sobre nuestras emociones y conducta, os remitimos a este artículo. Los pensamientos característicos se exponen a continuación:

tabla TAS

Como podemos ver, ante y durante la exposición a la situación temida, la persona tiene pensamientos que focalizan su atención sobre los posibles peligros existentes. Los peligros que se perciben son, por un lado, las personas que están en la situación y la evaluación que estas hacen de un@ mism@. Peligro que se conforma por los que conocemos como pensamientos atemorizadores. Por otro lado, el peligro que se percibe es la propia conducta, ejecución, capacidad o habilidad, lo que conforma por los pensamientos devaluadores. 

Diferencia entre Timidez y Trastorno de Ansiedad Social

Cuando nos referimos a la timidez como un rasgo de la personalidad, nos referimos a cierta incomodidad, inseguridad y tendencia a quedarse más retraíd@ en interacciones interpersonales, sobre todo en aquellas que son con personas desconocidas. En cambio, la definición del trastorno de ansiedad social es mucho más extensa e tiene más implicaciones para el desarrollo de la vida diaria de la persona.

Así pues, a parte de la diferencia en la interferencia que causa en la vida de la persona y las definiciones de ambos conceptos, el elemento clava para poder establecer una distinción es observar esta tendencia en contextos familiares. Es decir, la timidez suele desaparecer cuando la persona se encuentra en un contexto familiar, en el que las interacciones interpersonales se establecen con personas de confianza. Em cambio, la persona con trastorno de ansiedad social, sigue sintiendo incomodidad y ansiedad en estos contextos  familiares. La preocupación por la evaluación negativa sigue estando presente. Aunque la intensidad del miedo o ansiedad puede ser menor en estos contextos, no desaparece.

 

Si la mayoría de estas características son predominantes en ti o algún familiar y sientes que recibir ayuda podría ser útil para conseguir un mayor bienestar, te ofrecemos consultarnos. Nuestro equipo estará encantado de acompañarte y ayudarte en aquello que desees y necesites.

 

Referencias

American Psychiatric Association & American Psychiatric Association. (2013). Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders DSM-5®. Madrid, España: Editorial Médica Panamericana.

 

 

Artículo Escrito por:

Gda. Andrea Fuentes Pardo

Psicóloga cognitivo-conductual. Futura Psicóloga General Sanitaria.

Andrea Fuentes Articulos