Tricotilomanía – Trastorno de arrancarse el pelo

La Tricotilomanía, conocida también como trastorno de arrancarse el pelo, es un trastorno que se define por la conducta recurrente de arrancarse el cabello y la dificultad elevada por controlar y/o frenar esta conducta. 

La Tricotilomanía se encuentra dentro de la categoría de trastorno obsesivo compulsivo y trastornos relacionados. Este trastorno se define por la conducta compulsiva de arrancarse el pelo y dificultad excesiva por dejar de hacerlo.

Definición de la Tricotilomanía

En el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM-V) se proponen los siguientes criterios para el diagnóstico de la Tricotilomanía:

  1. Arrancarse el pelo recurrentemente, presentando como resultado pérdida de pelo.
  2. Intentar de forma repetida dejar o disminuir la acción de arrancarse el pelo, pero no conseguir el resultado deseado.
  3. La acción causa malestar clínicamente significativo y deterioro en diferentes esferas de la vida de la persona.

¿Cómo se vive con Tricotilomanía?

Las personas que padecen tricotilomanía frecuentemente se arrancan el pelo de su cuero cabelludo, párpados y/o cejas. Aunque cualquier vello corporal puede ser objeto de esta conducta. Además, puede ser que con el transcurso del tiempo las personas se arranquen pelo de diferentes sitios o vayan variando el sitio del cual se arrancan el pelo.

En algun@s pacientes, esta actividad se realiza de forma totalmente automática, sin nada de consciencia; pero otr@s, sí presentan consciencia de esta conducta durante su realización o del impulso que les lleva a hacerla.

Las razones por las cuales las personas se arrancan el pelo no son estéticas, es decir, la acción de arrancarse el cabello no se relaciona con una obsesión o preocupación por la apariencia. Más bien, se asocia a sentir ansiedad, estar nervios@ o tensionad@ y esta acción contribuye y cumple la función de aliviar estas sensaciones desagradables y transformarlas en sensaciones más placenteras.

En ocasiones, esta acción se da conjuntamente con otros comportamientos ritualistas. Por ejemplo, buscar especialmente un tipo particular de pelo para arrancárselo, arrancar el pelo de una determinada manera y siguiendo pasos concretos, una vez arrancando, pueden morder el cabello o enrollarlos entre los dedos.

Las personas sufren mucho y sienten vergüenza y/o pena por no ser capaces de controlar su conducta y dejar de realizar esta acción. Suelen camuflar la pérdida de cabello y evitar situaciones en las que los demás puedan ser testigos de esta pérdida. La mayoría de las personas con tricotilomanía no se arrancan el cabello delante de otras personas, a excepción, de miembros de su familia conocedores de este trastorno. Esta es la razón por la cual es un trastorno muy poco conocido, pero más común de lo que se puede imaginar.

 

Si la mayoría de estas características son predominantes en ti o algún familiar y sientes que recibir ayuda podría ser útil para conseguir un mayor bienestar, te ofrecemos consultarnos. Nuestro equipo estará encantado de acompañarte y ayudarte en aquello que desees y necesites.

 

Referencias

American Psychiatric Association & American Psychiatric Association. (2013). Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders DSM-5®. Madrid, España: Editorial Médica Panamericana.

 

 

Artículo Escrito por:

Gda. Andrea Fuentes Pardo

Psicóloga cognitivo-conductual. Futura Psicóloga General Sanitaria.

Andrea Fuentes Articulos